Investigador da claves del funcionamiento y del desarrollo de productos I+D para la industria acuícola

Sep
6
2017
¿Qué es y qué hace ICTIO Biotechnologies? fue el nombre de la charla que dio Director del Centro de Biotecnología Acuícola (CBA), Dr. Eugenio Spencer, en el contexto del ciclo de Seminarios que organiza el Departamento de Biología de la Universidad de Santiago de Chile.

El Consorcio ICTIO Biotechnologies  (Proyecto CORFO, 13CTI-21527) es una entidad la constituye la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), la Universidad de Santiago de Chile, la compañía ActivaQ y las salmonicultoras  Blumar y Ventisqueros, cuyo objetivo es generar nuevos conocimientos y herramientas destinadas al diagnóstico, prevención y tratamiento para el control de enfermedades transmisibles actuales y emergentes en la industria acuícola

 

En ese sentido, y para dar respuesta a esa pregunta, el Director del CBA abordó los desafíos que ha significado el funcionamiento del Consorcio ICTIO Biotechnologies, destacando el aporte de los empresarios en el Comité Técnico y la consolidación de grupos de investigación con desarrollo de proyectos y productos en el mercado.

 

"¿Qué se ha significado ICTIO para el CBA (y cuando digo CBA, digo para la universidad)? La implementación de una nueva unidad de peces que costó aproximadamente 80 millones de pesos, contribuir a implementar un bioterio de ratones, la inversión en más de 280 millones de pesos de en equipos, disponer infraestructura de apoyo, un lugar donde se pueden hacer unidades de investigación, tesis de pregrado y de postgrado, permitimos también que los investigadores jóvenes puedan asistir a congresos internacionales, hemos establecidos vínculos con centros extranjeros y generado una iniciativa nueva que es el laboratorio en Llanquihue, establecer publicaciones y nuevos proyectos”, contestó el Dr. Spencer.

 

En cuanto a cifras,  el investigador perteneciente a la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago indicó que, en la actualidad, ICTIO está compuesta por 48 personas siendo el 95,8 % de los fondos gastados en investigación y sólo el 4,2% en administración.

 

Por último, antes de finalizar su presentación, el Dr. Spencer entregó recomendaciones a los investigadores más jóvenes respecto al desarrollo y el rol de un investigador en la universidad señalando que: “el crecimiento de esta universidad no es problema del gobierno central es problema de cada uno de los investigadores y académicos de nuestra universidad”.

 

“Nosotros somos responsables de que esta universidad sea buena o mala, no hay que echarle la culpa a nadie más”, indicó el investigador de acuerdo a la experiencia y a los desafíos que ha el funcionamiento del consorcio.