“El desafío va a ser grande, pero la universidad tiene los especialistas y expertos con que aportar”

Mar
20
2013
Académico de la Universidad de Valparaíso, Pablo Jara Picas (37 años, Doctor en Farmacología, Universidad de Chile) asumió estos días la jefatura de la carrera de Química y Farmacia que ofrece a partir de este año la Facultad de Química y Biología.

Con experiencia de trabajo en el sector público y privado, elegido dos años consecutivos Director de la Sociedad de Farmacología de Chile,  Pablo confiesa estar “extremadamente motivado” con lo que será el recibimiento de los 45 nuevos alumnos que se transformarán en la primera generación químicos farmacéuticos en la historia de la Universidad.

- ¿Qué expectativas tienes respecto a lo que será este primer recibimiento a la primera generación de Química y Farmacia  en la Usach?

Las expectativas son mutuas. Todo va a ser motivante, tanto para nosotros como para ellos que tendrán el desafío de ser los primeros, la base, el ejemplo, la cara visible de la carrera. De ellos también dependerá ser buenos alumnos y entregar todo de su parte para que sean buenos profesionales. Sé que será un proceso en que iremos aprendiendo juntos, tratando de transmitir toda nuestra experiencia como profesores, motivándolos con la carrera y entregando todo lo que tenemos.

- ¿Cuál es la diferencia de los químico farmacéuticos formados antes con las actuales generaciones jóvenes que se titulan hoy?

Fundamentalmente el enfoque de siglo XXI de la carrera, esto significa que tenga la capacidad de generar competencias y de entregar las herramientas suficientes para adaptarse a los cambios. Por otro lado, además de lo que implica la administración de una farmacia,  el enfoque siempre debe considerar el punto de vista de los medicamentos y sus utilizaciones en distintas instancias, tanto en la salud como en la patología. Eso es lo que los tiene que marcar.

- Es una carrera orientada al servicio…

Absolutamente, al servicio del paciente. Tiene que ver también con el acceso a los medicamentos y con formar parte de equipos de salud  dentro de una instancia asistencial, hospitalaria y de centros de salud, los que cada vez son más frecuentes de encontrar.

- En el fondo es una carrera que esta súper conectada con la realidad social y consciente de su contexto...

Claro, en el fondo, el alumno al estar en contacto con los pacientes es un ente social importante y por tanto, debe saber cómo, socialmente, puede aportar. Por ejemplo, participando en campañas de salud sobre la utilización de medicamentos para la población.

- ¿Y cuáles crees que serán los desafíos que tendrá la Facultad respecto a su implementación?

Lo que puede costar es que esta es una carrera del área de la salud. Es una experiencia que va a tener que tener la Facultad.  Además, la carrera abarca varias áreas que van desde la administración de una farmacia hasta el marketing farmacéutico. Todas son áreas que se irán abriendo para la Facultad  y que serán un desafío grande. De todas maneras, la Universidad no va a tener problemas porque tiene muchos otros especialistas y expertos en otras Facultades que van a poder aportar.

- ¿Cuál es el perfil que piensas tú que debería tener la primera generación de egresados de Química y Farmacia?

En eso, la Facultad y la Universidad ya tienen un perfil bien establecido. Me los imagino que una de las áreas fuertes que tendrán será la aplicación biotecnológica y de procesos, porque es lo que uno ve que tienen, en general, todos los académicos de la Facultad. Entonces, el egresado tendrá competencias bastante establecidas, tanto básicas como aplicadas, será un profesional que sepa mucho de medicamentos para los pacientes, de salud pública y de generar las respuestas que se necesiten en ese ámbito. Química&Biología